Nuevas recetas

Nuevo proyecto de ley que busca imprimir etiquetas de 'advertencia' sobre avances en bebidas azucaradas en California

Nuevo proyecto de ley que busca imprimir etiquetas de 'advertencia' sobre avances en bebidas azucaradas en California


El Estado Dorado espera reducir los efectos sobre la salud de las bebidas azucaradas a pesar de una prohibición que previene los nuevos impuestos locales a los refrescos que dura hasta 2031.

Actualización del jueves 30 de mayo de 2019:

El último proyecto de ley sobreviviente de cinco que apunta a reducir el consumo de refrescos y otras bebidas azucaradas avanzó a partir del miércoles 23 de mayo de LA Times informó. Este proyecto de ley tiene como objetivo imprimir etiquetas de advertencia en bebidas azucaradas. Requeriría etiquetas en bebidas con edulcorantes añadidos de valor calórico que contengan al menos 75 calorías por cada 12 onzas líquidas, pero desde entonces se ha modificado para excluir las bebidas a base de leche.

Manténgase al día sobre lo que significa saludable ahora.

Suscríbase a nuestro boletín diario para obtener más artículos excelentes y recetas deliciosas y saludables.

“Representan la única fuente principal de aumento de las calorías malas que se promueven en nuestras comunidades e impulsan a las comunidades de color”, dijo Monning durante el debate de la sala. También citó que nuestra nación está experimentando una epidemia de diabetes, en parte por el consumo excesivo de bebidas azucaradas.

La Asociación Estadounidense de Bebidas se opuso firmemente al proyecto de ley, diciendo que sus afirmaciones sobre el impacto en la salud van demasiado lejos y que existen herramientas más efectivas para administrar el consumo de azúcar que los "mensajes obligatorios y engañosos".

El Veces También informó que se está considerando otro proyecto de ley que prohibiría a la industria de las gaseosas ofrecer subsidios, incluidos cupones de descuento, que fomenten el consumo de gaseosas.

El artículo original, publicado el miércoles 20 de febrero de 2019, continúa a continuación:

Los legisladores de California proponen hoy cinco proyectos de ley en un esfuerzo por reducir el consumo de bebidas azucaradas en todo el estado. Esto se produce incluso después de una prohibición reciente de 13 años sobre los nuevos impuestos a los refrescos que se promulgó después de un importante esfuerzo de cabildeo por parte de las grandes empresas de refrescos.

Según Crónica de San Francisco.

Aquí hay un breve resumen de cada uno de los cinco proyectos de ley, que se proponen con el apoyo de la Asociación Dental de California y la Asociación Médica de California, y lo que harían:

Reducir el tamaño de los contenedores de refrescos sin sellar

Similar a un proyecto de ley instituido por el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg (que ya no está en vigor), esta ley evitaría que los restaurantes, supermercados y tiendas de conveniencia vendan envases de refrescos de más de 16 onzas. La porción promedio de refrescos se ha más que triplicado en 20 años, y los legisladores dicen que esta prohibición de los refrescos "de gran tamaño" facilitaría a los consumidores la práctica del control de las porciones.

Imprima etiquetas de advertencia en bebidas azucaradas

Ya sea un refresco, té dulce, bebida energética u otra bebida endulzada con azúcar, los defensores del proyecto de ley dicen que los consumidores deberían poder tomar una decisión informada para su salud. El senador Bill Monning dijo la crónica esto no sería diferente de lo que se exige actualmente en los productos de tabaco.

¿Está interesado en aprender más sobre los efectos del azúcar en la salud?

Retire las bebidas azucaradas de las cajas registradoras

Los defensores de este proyecto de ley creen que los refrescos y otras bebidas cargadas de azúcar son demasiado accesibles y que los supermercados, las tiendas minoristas y las tiendas de conveniencia no deberían aceptar las altas tarifas que pagan las empresas de refrescos para que sus productos se muestren cómodamente en la caja.

Impedir que las empresas de refrescos ofrezcan promociones a los minoristas

Este proyecto de ley se está introduciendo para evitar precios bajos en bebidas azucaradas para que los consumidores piensen más detenidamente antes de agregar una botella (o una caja) a sus carritos de compras.

Gravar las bebidas azucaradas para pagar los programas que luchan contra sus efectos en la salud

Las bebidas azucaradas son la principal fuente de consumo de azúcar agregada en Estados Unidos según los CDC, y el consumo de azúcar en exceso puede provocar obesidad, enfermedades crónicas y caries dentales, entre otros problemas. Aunque la factura no especifica el monto del impuesto, la crónica informó que propuestas anteriores de un proyecto de ley similar habían abogado por gravar dos centavos por onza líquida. Esto anularía la prohibición actual al ser un impuesto estatal, en lugar de un impuesto municipal.

Berkeley fue la primera ciudad de EE. UU. En gravar los refrescos y registró una disminución del 10 por ciento en el consumo durante el primer año. Otras tres ciudades de California también tienen un impuesto a los refrescos y estaban protegidas de la prohibición del año pasado de los impuestos locales a los refrescos porque los impuestos ya se habían instituido.

Las ciudades de otros estados también han promulgado impuestos a los refrescos, y un estudio de los esfuerzos de Filadelfia en particular, encontró una disminución del 40 por ciento en el consumo de refrescos en los primeros dos meses. Si bien los impuestos a los refrescos solo abarcan ocho ciudades en los EE. UU., Es posible que otras sigan su ejemplo si California tiene éxito con uno o más de estos proyectos de ley.


Proyecto de ley de California busca advertencias sobre bebidas azucaradas

California se convertiría en el primer estado en exigir etiquetas de advertencia en los refrescos y otras bebidas azucaradas según una propuesta que anunció un legislador estatal el jueves.

SB1000 requeriría la advertencia en el frente de todos los envases de bebidas con edulcorantes añadidos que tienen 75 o más calorías en cada 12 onzas. La etiqueta diría: "ADVERTENCIA DE SEGURIDAD DEL ESTADO DE CALIFORNIA: Beber bebidas con azúcar (s) agregado (s) contribuye a la obesidad, diabetes y caries dentales".

El senador demócrata William Monning, quien propuso el proyecto de ley, dijo que hay una investigación abrumadora que muestra el vínculo entre las bebidas azucaradas y esos problemas de salud, y agregó que la redacción fue desarrollada por un panel nacional de expertos en nutrición y salud pública. El proyecto de ley cuenta con el respaldo de la Asociación Médica de California y el Centro de Defensa de la Salud Pública de California.

"El objetivo de la advertencia es simplemente dar a los consumidores el derecho a saber cuáles son los impactos médicos bien establecidos del consumo de estas bebidas", dijo Monning, de Carmel, en una entrevista telefónica. "Estamos hablando de una salud pública". epidemia que se cobrará más vidas que la violencia armada ''.

La Coalición Latina por una California Saludable y la Red de Salud Negra de California también están patrocinando la legislación, citando el gran consumo de bebidas azucaradas y los problemas de salud asociados entre las minorías.

Un proyecto de ley similar al de Monning se presentó el año pasado en Vermont, pero se ha celebrado en el Comité de Servicios Humanos desde abril. El proyecto de ley de Vermont requeriría que los fabricantes coloquen etiquetas de advertencia en las bebidas que contienen azúcar u otros aditivos artificiales.

CalBev, la rama de California de la Asociación Estadounidense de Bebidas con sede en Washington, DC, señaló que la industria ya publica recuentos de calorías en el frente de muchos envases de bebidas como parte de su campaña "Limpiar las calorías" que comenzó en 2010. Además, beba los frascos ya tienen listas detalladas de ingredientes e información nutricional.

"Estamos de acuerdo en que la obesidad es un problema serio y complejo", dijo el grupo en un comunicado, pero calificó el proyecto de ley de Monning como "engañoso" porque decía que solo el 6 por ciento de las calorías en la dieta del estadounidense promedio provienen de refrescos, frutas y deportes. y bebidas energéticas, en comparación con el 11 por ciento de los dulces y postres. Además, dijo que la mayoría de las calorías se consumen en forma de grasas, aceites y almidones en los alimentos.

El grupo no pondría precio al cumplimiento de la legislación propuesta, pero dijo que la medida aumentaría el costo de hacer negocios en California.

Los grupos médicos que respaldan el proyecto de ley de Monning respondieron con sus propios datos, diciendo que las bebidas azucaradas son la mayor fuente de calorías agregadas en la dieta de los estadounidenses en las últimas tres décadas. También dijeron que un refresco al día aumenta las posibilidades de un adulto de tener sobrepeso en un 27 por ciento y de un niño en un 55 por ciento, y puede aumentar el riesgo de diabetes en un 26 por ciento.

Monning comparó las etiquetas de advertencia con esfuerzos similares para controlar el alcohol y el tabaco y descartó las sugerencias de que la etiqueta sería otro ejemplo de gobierno de niñera.

"No es responsabilidad de la industria proteger la salud pública. Es responsabilidad del gobierno", dijo, y señaló que los consumidores aún pueden optar por beber las bebidas. "Creemos que es un papel apropiado que debe desempeñar el gobierno". '

Las etiquetas de advertencia se combinarían, dijo, con campañas de salud y ordenanzas propuestas en varias ciudades de California y en otros lugares para desalentar el consumo de azúcar. San Francisco, por ejemplo, está considerando pedir a los votantes que aprueben un impuesto a los refrescos y otras bebidas endulzadas, mientras que el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg impulsó sin éxito propuestas para gravar los refrescos y prohibir la venta de envases grandes de refrescos.

Monning dijo que las etiquetas de advertencia pueden marcar la diferencia en las elecciones de los consumidores, particularmente cuando se combinan con otras campañas de salud pública que advierten sobre los peligros de la obesidad.

"No subestimamos a lo que nos enfrentamos", dijo. "Nos enfrentamos a campañas publicitarias de 100 millones de dólares".

Dijo que el etiquetado sería coherente con el objetivo declarado de la propia industria de proporcionar a los consumidores la información necesaria para tomar una decisión inteligente.


California propone que se coloquen etiquetas de advertencia en las bebidas azucaradas similares a las de los cigarrillos

California se convertiría en el primer estado en exigir etiquetas de advertencia en el frente de los refrescos y otras bebidas azucaradas según la legislación propuesta anunciada en Sacramento, California, el jueves 13 de febrero de 2014. Un proyecto de ley SB1000, del Senador William Monning D-Carmel, requeriría que los fabricantes coloquen advertencias en los envases de bebidas que tienen edulcorantes añadidos que tienen 75 o más calorías por cada 12 onzas. La industria de las bebidas señala que los envases de bebidas enumeran la cantidad de calorías en la etiqueta. (Foto AP / Rich Pedroncelli)

SACRAMENTO, Calif. (AP) - California se convertiría en el primer estado en exigir etiquetas de advertencia en los refrescos y otras bebidas azucaradas en virtud de una propuesta que anunció un legislador estatal el jueves.

SB1000 requeriría la advertencia en el frente de todos los envases de bebidas con edulcorantes añadidos que tienen 75 o más calorías en cada 12 onzas. La etiqueta diría: "ADVERTENCIA DE SEGURIDAD DEL ESTADO DE CALIFORNIA: Beber bebidas con azúcar (s) agregado (s) contribuye a la obesidad, diabetes y caries".

El senador demócrata William Monning, quien propuso el proyecto de ley, dijo que hay una investigación abrumadora que muestra el vínculo entre las bebidas azucaradas y esos problemas de salud, y agregó que la redacción fue desarrollada por un panel nacional de expertos en nutrición y salud pública. El proyecto de ley cuenta con el respaldo de la Asociación Médica de California y el Centro de Defensa de la Salud Pública de California.

"El objetivo de la advertencia es simplemente dar a los consumidores el derecho a saber cuáles son los impactos médicos bien establecidos del consumo de estas bebidas", dijo Monning, de Carmel, en una entrevista telefónica. "Estamos hablando de una epidemia de salud pública que se cobrará más vidas que la violencia armada".

La Coalición Latina por una California Saludable y la Red de Salud Negra de California también están patrocinando la legislación, citando el gran consumo de bebidas azucaradas y los problemas de salud asociados entre las minorías.

Un proyecto de ley similar al de Monning se presentó el año pasado en Vermont, pero se ha celebrado en el Comité de Servicios Humanos desde abril. El proyecto de ley de Vermont requeriría que los fabricantes coloquen etiquetas de advertencia en las bebidas que contienen azúcar u otros aditivos artificiales.

CalBev, la rama de California de la Asociación Estadounidense de Bebidas con sede en Washington, DC, señaló que la industria ya publica recuentos de calorías en el frente de muchos envases de bebidas como parte de su campaña "Limpiar las calorías" que comenzó en 2010. Además, botellas de bebidas ya tienen listas detalladas de ingredientes e información nutricional.

"Estamos de acuerdo en que la obesidad es un problema serio y complejo", dijo el grupo en un comunicado, pero calificó el proyecto de ley de Monning como "engañoso" porque decía que solo el 6 por ciento de las calorías en la dieta del estadounidense promedio provienen de refrescos, frutas, deportes y energía. bebidas, en comparación con el 11 por ciento en dulces y postres. Además, dijo que la mayoría de las calorías se consumen en forma de grasas, aceites y almidones en los alimentos.

El grupo no pondría precio al cumplimiento de la legislación propuesta, pero dijo que la medida aumentaría el costo de hacer negocios en California.

Los grupos médicos que respaldan el proyecto de ley de Monning respondieron con sus propios datos, diciendo que las bebidas azucaradas son la mayor fuente de calorías agregadas en la dieta de los estadounidenses en las últimas tres décadas. También dijeron que un refresco al día aumenta las posibilidades de un adulto de tener sobrepeso en un 27 por ciento y de un niño en un 55 por ciento, y puede aumentar el riesgo de diabetes en un 26 por ciento.

Monning comparó las etiquetas de advertencia con esfuerzos similares para controlar el alcohol y el tabaco y descartó las sugerencias de que la etiqueta sería otro ejemplo de gobierno de niñera.

"No es responsabilidad de la industria proteger la salud pública. Es responsabilidad del gobierno", dijo, y señaló que los consumidores aún pueden optar por beber las bebidas. "Creemos que es un papel apropiado para el gobierno".

Las etiquetas de advertencia se combinarían, dijo, con campañas de salud y ordenanzas propuestas en varias ciudades de California y en otros lugares para desalentar el consumo de azúcar. San Francisco, por ejemplo, está considerando pedir a los votantes que aprueben un impuesto a los refrescos y otras bebidas endulzadas, mientras que el ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg impulsó sin éxito propuestas para gravar los refrescos y prohibir la venta de envases grandes de refrescos.

Monning dijo que las etiquetas de advertencia pueden marcar la diferencia en las elecciones de los consumidores, particularmente cuando se combinan con otras campañas de salud pública que advierten sobre los peligros de la obesidad.

"No subestimamos a lo que nos enfrentamos", dijo. "Nos enfrentamos a campañas publicitarias de $ 100 millones".

Dijo que el etiquetado sería coherente con el objetivo declarado de la propia industria de proporcionar a los consumidores la información necesaria para tomar una decisión inteligente.


Proyecto de ley para exigir etiquetas de advertencia en los adelantos de refrescos y otras bebidas azucaradas

El jueves, el Senado del Estado de California votó 21-11 para avanzar con un proyecto de ley que colocaría etiquetas de advertencia en los refrescos y otras bebidas azucaradas que se venden en California.

El proyecto de ley, SB 347, fue elaborado por el Senado Bill Monning, que estaba introduciendo en febrero que:

Este proyecto de ley establecería Ley de advertencia de seguridad de bebidas azucaradas, que prohibiría a una persona distribuir, vender u ofrecer a la venta una bebida endulzada con azúcar en un recipiente de bebida sellado, un paquete múltiple de bebidas endulzadas con azúcar o un concentrado, como se definen esos términos, en este estado, a menos que la bebida sellada El envase, envase múltiple o empaque del concentrado lleva una advertencia de seguridad, según lo prescrito. El proyecto de ley también requeriría que toda persona que posea, arriende o controle legalmente las instalaciones donde se encuentra una máquina expendedora o dispensadora de bebidas, o donde se vende una bebida endulzada con azúcar en un recipiente sin sellar, que coloque una advertencia de seguridad específica en ciertos lugares, incluso en el exterior de cualquier máquina expendedora que incluya una bebida endulzada con azúcar para la venta.

Este proyecto de ley, que comienza el 1 de julio de 2020, 2021, haría que la primera violación de las disposiciones descritas en (1) anterior, o las regulaciones adoptadas de conformidad con esas disposiciones, resulte en una notificación de violación y una segunda o subsiguiente violación punible con un sanción civil de no menos de $ 50, pero no mayor de $ 500.

Este proyecto de ley también crearía el Fondo de advertencia de seguridad de bebidas azucaradas para el recibo de todo el dinero recaudado por violaciones de esas disposiciones. El proyecto de ley asignaría dinero en este fondo, una vez que lo asigne la Legislatura, al departamento con el propósito de hacer cumplir esas disposiciones.

Específicamente, SB 347 requeriría que las bebidas con edulcorantes agregados que tengan 75 calorías o más por cada 12 onzas tengan la siguiente etiqueta de advertencia de seguridad.

& # 8220Beber bebidas con azúcares añadidos puede contribuir a la obesidad, diabetes tipo 2 y caries dentales. & # 8221

El 28 de marzo, cuando el proyecto de ley fue aprobado por el Comité de Salud del Senado con una votación de 5-1,
El Senador Monning dijo: “Los consumidores tienen derecho a conocer los impactos adversos para la salud de las bebidas azucaradas que compran. Una etiqueta de advertencia de salud proporciona información basada en la ciencia que informará la elección del consumidor y conducirá a mejores resultados de salud para todos los californianos ”.

La investigación exhaustiva de salud pública ha demostrado que las bebidas endulzadas con azúcar son uno de los principales impulsores de las tasas vertiginosas de afecciones de salud prevenibles como la obesidad y la diabetes tipo 2. Las bebidas azucaradas son contribuyentes únicos a la epidemia de obesidad, ya que son la fuente más grande de azúcares agregados en la dieta estadounidense y son una fuente importante de exceso de calorías que a menudo no proporcionan valor nutricional.

El Senador Monning agregó, “SB 347 no quita las bebidas azucaradas de los estantes y no prohibirá a los californianos comprar las bebidas que deseen. Simplemente proporciona a los consumidores información de salud basada en evidencia similar a las etiquetas que se han colocado en los productos de alcohol y tabaco durante décadas ”.


Se proponen etiquetas de advertencia sanitaria para los refrescos y otras bebidas azucaradas que se venden en California

California se convertiría en el primer estado en exigir etiquetas de advertencia en el frente de los refrescos y otras bebidas azucaradas según la legislación propuesta anunciada en Sacramento, California, el jueves 13 de febrero de 2014. Un proyecto de ley SB1000, del Senador William Monning D-Carmel, requeriría que los fabricantes coloquen advertencias en los envases de bebidas que tienen edulcorantes añadidos que tienen 75 o más calorías por cada 12 onzas. La industria de las bebidas señala que los envases de bebidas enumeran la cantidad de calorías en la etiqueta. (Foto AP / Rich Pedroncelli)

Nicholas Wray muestra una etiqueta de contenido en una bebida energética que podría ser necesaria para agregar una advertencia sobre los peligros de consumir bebidas azucaradas según la legislación propuesta en Sacramento, California, el jueves 13 de febrero de 2014. El senador William Monning D-Carmel, anunció el jueves que llevará una medida que requiere que los fabricantes coloquen advertencias en el frente de los envases de bebidas que tienen edulcorantes agregados que tienen 75 o más calorías en cada 12 onzas, (AP Photo / Rich Pedroncelli)

SACRAMENTO & # 8212 Los refrescos, jugos de frutas y otras bebidas azucaradas que se venden en California llevarían etiquetas de advertencia de salud similares a las de los paquetes de cigarrillos en virtud de un proyecto de ley presentado el jueves por un legislador de la Costa Central.

Una extensa investigación ha relacionado el consumo de refrescos y otras bebidas azucaradas con las crecientes tasas de obesidad, diabetes y caries dentales, dijo el senador estatal Bill Monning, demócrata por Santa Cruz, autor de la legislación y # 8212 la primera de su tipo en la nación. .

& # 8220Cuando la ciencia es tan concluyente, el estado de California tiene la responsabilidad de tomar medidas para proteger a los consumidores & # 8221 Monning. & # 8220Al igual que con las advertencias sobre el tabaco y el alcohol, esta legislación brindará a los californianos la información esencial que necesitan para tomar decisiones más saludables. & # 8221

SB1000 requeriría que todas las bebidas vendidas en las tiendas de California elaboradas con edulcorantes añadidos equivalentes a 75 o más calorías por cada 12 onzas lleven etiquetas de advertencia en el frente de las latas y botellas.

& # 8220 Advertencia de seguridad del estado de California: Beber bebidas con azúcares añadidos contribuye a la obesidad, diabetes y caries dentales, & # 8221, se leía en las etiquetas.

Los restaurantes de comida rápida con dispensadores de refrescos de autoservicio tendrían que exhibir las etiquetas en sus máquinas, mientras que los cines y otros negocios que llenan vasos de refrescos detrás de un mostrador se verían obligados a adherir las etiquetas de advertencia a sus mostradores.

Si bien la legislación propuesta ganó elogios de los médicos que dijeron que están desesperados por romper el ciclo de diabetes y obesidad que se apodera de California, el destino del proyecto de ley en la legislatura estatal sigue siendo incierto.

Los intentos anteriores de Monning para frenar el consumo de refrescos se han estancado debido a la oposición de la poderosa industria de alimentos y bebidas. Recientemente, un comité del Senado estatal archivó una propuesta de Monning para financiar programas contra la obesidad con un impuesto nominal sobre las ventas de refrescos.

CalBev & # 8212, un grupo que representa a Coca-Cola Co., Pepsi-Cola Co. y Dr Pepper Snapple Group & # 8212, dijo que se opone al proyecto de ley porque no es justo señalar un tipo de producto para un tratamiento especial.

& # 8220Estamos de acuerdo en que la obesidad es un problema serio y complejo & # 8221 CalBev dijo en un comunicado. & # 8220 Sin embargo, es engañoso sugerir que el consumo de refrescos es el único responsable del aumento de peso. De hecho, solo el 4 por ciento de las calorías en la dieta estadounidense promedio se derivan directamente de los refrescos. & # 8221

Cada año, los estadounidenses beben más de 45 galones de bebidas azucaradas al año, y beber un refresco al día aumenta la probabilidad de que un adulto tenga sobrepeso en un 27 por ciento, según la Asociación Médica de California. Los niños que beben un refresco al día tienen un 55 por ciento más de probabilidades de tener sobrepeso, según muestran las estadísticas de la asociación.

& # 8220La ciencia sobre los impactos dañinos asociados con el consumo de refrescos y otras bebidas azucaradas es clara y concluyente & # 8221, dijo el Dr. Harold Goldstein del Centro de California para la Defensa de la Salud Pública. & # 8220 Estas enfermedades cuestan a California miles de millones de dólares en atención médica y pierden productividad cada año. Cuando cualquier producto causa tanto daño, es hora de actuar. & # 8221


El Senado de California aprueba un proyecto de ley que requiere etiquetas de advertencia en algunas bebidas azucaradas

La & # 8220Acto de advertencia de seguridad de bebidas azucaradas & # 8221 está ahora en manos de la Asamblea del Estado de California. La semana pasada, el Senado estatal aprobó el proyecto de ley, que requeriría que cualquier bebida endulzada no alcohólica (carbonatada o no carbonatada) que contenga 75 calorías o más por cada 12 onzas líquidas sea etiquetada con las palabras, "Beber bebidas con azúcar agregada ( s) contribuye a la obesidad, la diabetes y las caries ”. La etiqueta no se aplicaría a jugos 100 por ciento de frutas o vegetales, ayudas dietéticas, fórmulas infantiles o & # 8220 cualquier bebida cuyo ingrediente principal en peso sea la leche. & # 8221 El proyecto de ley fue presentado en febrero por el senador estatal Bill Monning (D -Carmel) y fue copatrocinado por el Centro de Defensa de la Salud Pública de California (CCPHA), la Asociación Médica de California, la Red de Salud Negra de California y la Coalición Latina por una California Saludable. "Conseguimos el proyecto de ley en el Senado ... Estamos muy emocionados", dijo el director ejecutivo de la CCPHA, Harold Goldstein, a los asistentes el miércoles en la Cumbre de Soda del Centro para la Ciencia en el Interés Público en Washington, DC. tiempo a medida que educa a los consumidores ", dijo, y agregó que" la campaña en sí misma transmite el mensaje ". Goldstein dijo que la idea de la etiqueta de advertencia surgió después de varios intentos de aprobar proyectos de ley para gravar los refrescos a nivel estatal y local. Los defensores decidieron que, antes de que pueda gravar algo, debe poder responder a la pregunta: "¿Por qué se está metiendo con los refrescos y dejando todo lo demás en paz?" Entonces revisaron el cronograma para regular el tabaco. El tabaquismo comenzó a disminuir cuando el informe del Cirujano General de EE. UU. Y # 8217 sobre fumar salió a la luz a mediados de la década de 1960 y se agregaron etiquetas de advertencia a los productos de tabaco, dijo Goldstein. Los impuestos sobre el tabaco vinieron después de eso. Volviendo a las bebidas azucaradas (SSB, por sus siglas en inglés), dijo: "Creo que aún no hemos hecho el trabajo preliminar para hacer que [los impuestos] sucedan". Goldstein dijo que el enfoque de la campaña de etiquetas de advertencia realmente ha estado en la diabetes y no solo en la obesidad porque va más allá del tema de las calorías. "Se trata de los efectos nocivos del azúcar líquido", dijo, porque la evidencia científica apunta a que las bebidas azucaradas aumentan el colesterol LDL y aumentan drásticamente la cantidad de grasa en el hígado. Las tasas de diabetes se han triplicado en los últimos 30 años, y una cuarta parte de los adolescentes de hoy tiene diabetes o prediabetes. Y un estudio reciente muestra que, de los californianos hospitalizados, uno de cada tres tiene la enfermedad. “Ya no se trata de obesidad, la obesidad es un factor de riesgo. El factor de riesgo ya se ha convertido en enfermedad ”, dijo Goldstein. Una pregunta sobre la política de SSB es si cambiaría el consumo a bebidas dietéticas, pero la investigación aún es ambigua sobre los efectos de los sustitutos del azúcar como el aspartame. "Nosotros, en salud pública, no alentaríamos a nadie a tomar bebidas dietéticas", dijo Goldstein. Pero lo que encuentra más interesante es que el consumo de refrescos dietéticos está disminuyendo más rápido que el de los refrescos regulares. "Creo que muchas personas que beben refrescos dietéticos dejan de beber porque piensan que es aún peor", dijo. Una encuesta de febrero de 2014 encontró que el 74 por ciento de los votantes de California apoyan la etiqueta de advertencia de SSB, incluido el 86 por ciento de los latinos. El proyecto de ley también cuenta con el apoyo de todos los partidos, atrayendo al 80 por ciento de los demócratas, el 75 por ciento de los independientes, el 64 por ciento de los republicanos e incluso el 63 por ciento de los partidarios del Tea Party. “Esto es algo que todos pueden respaldar”, dijo Goldstein. La industria de bebidas, sin embargo, no está detrás de la factura. CalBev, el brazo de California de la Asociación Estadounidense de Bebidas, sostiene que los refrescos no son "los únicos responsables del aumento de peso". Después de que el proyecto de ley fue aprobado por el Senado, la asociación emitió un comunicado afirmando: “Poner etiquetas de advertencia del gobierno en más de 500 bebidas no hará nada para cambiar los comportamientos personales o enseñar a las personas sobre estilos de vida saludables. Lo último que necesita California son más etiquetas de advertencia. El Proyecto de Ley del Senado 1000 solo alimentará la confusión que rodea a cientos de bebidas sin cambiar los hábitos personales ”. La Asamblea del Estado de California ahora tiene que actuar sobre el proyecto de ley para fines de agosto. Incluso si no pasa, Goldstein dijo que hay un rayo de luz en el intento. “Mientras se lleve a cabo esta campaña, habrá educación, & # 8221, dijo.


Proyecto de ley de California que requiere etiquetas de advertencia sobre avances en bebidas azucaradas

SACRAMENTO, California, 9 de abril (Reuters) - Un proyecto de ley de California para exigir que los refrescos azucarados lleven etiquetas que adviertan sobre la obesidad, la diabetes y la caries dental pasó el miércoles su primer obstáculo legislativo, la última medida de los legisladores en todo el país para persuadir a las personas a beber. menos refrescos.

Si se promulga, la legislación pondría a California, que prohibió los refrescos y la comida chatarra en las escuelas públicas en 2005, a la vanguardia de un creciente movimiento nacional para frenar el consumo de bebidas con alto contenido calórico que, según los expertos médicos, son en gran parte culpables de una epidemia de obesidad infantil.

"Al no hacer nada, estamos poniendo en riesgo a los californianos", dijo el autor del proyecto de ley, el senador estatal demócrata Bill Monning, en una audiencia el miércoles. "La carga mínima sobre la industria para cumplir con este proyecto de ley se ve superada con creces por los beneficios".

En 2012, el entonces alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, encabezó una prohibición en toda la ciudad de la venta de refrescos azucarados de gran tamaño, pero la medida fue declarada ilegal por un juez estatal después de una impugnación legal por parte de los fabricantes de refrescos y un grupo de restaurantes. El tribunal más alto de Nueva York acordó escuchar una apelación.

La medida de California, aprobada el miércoles por 5-2 por el comité de salud del senado estatal, marca la segunda vez que Monning, que representa el área costera central alrededor de Carmel, ha tratado de influir en las elecciones de bebidas de los consumidores. El año pasado, respaldó una medida fallida que habría gravado las bebidas.

En cambio, etiquetarlos educaría a los consumidores sobre los peligros de consumir demasiada azúcar sin requerir una medida controvertida como un impuesto.

Los esfuerzos para reducir el consumo de bebidas azucaradas a través de impuestos y otros esfuerzos han encontrado una feroz resistencia de la industria de alimentos y bebidas de EE. UU., Que se opone al proyecto de ley de etiquetado.

Lisa Katic, quien testificó en nombre de la Asociación de Refrescos de California Nevada, dijo que la propuesta, aunque bien intencionada, "no hará nada para prevenir la obesidad, la diabetes o las caries dentales, e incluso puede empeorar los problemas".

Según Katic, la principal fuente de azúcares agregados en las dietas estadounidenses son los sándwiches y las hamburguesas, y no los refrescos u otros refrescos.

El proyecto de ley luego pasa al comité de asignaciones del Senado. (Informe de Sharon Bernstein, edición de G Crosse y Dan Whitcomb)


Proyecto de ley de California busca poner una etiqueta de advertencia en refrescos y bebidas azucaradas

CIUDAD DE CULVER (CBSLA.com/AP) - California puede convertirse en el primer estado del país en exigir etiquetas de advertencia en los refrescos.

Los activistas dicen que los refrescos azucarados pueden contribuir a la diabetes y la obesidad, pero los fabricantes de refrescos no están de acuerdo y prometen llevar esta batalla hasta el final.

& # 8220 La soda y otras bebidas azucaradas son la fuente número uno de azúcar agregada en la dieta estadounidense & # 8221 según el Dr. Harold Goldstein, del Centro de California para la Defensa de la Salud Pública.

Según los informes, el estadounidense promedio consume 45 galones de refrescos al año.

SB1000 requeriría la advertencia en el frente de todos los envases de bebidas con edulcorantes añadidos que tienen 75 o más calorías en cada 12 onzas. La etiqueta diría: & # 8220 ADVERTENCIA DE SEGURIDAD DEL ESTADO DE CALIFORNIA: Beber bebidas con azúcares añadidos contribuye a la obesidad, diabetes y caries dentales. & # 8221

El senador demócrata William Monning, quien propuso el proyecto de ley, dijo que hay una investigación abrumadora que muestra el vínculo entre las bebidas azucaradas y esos problemas de salud, y agregó que la redacción fue desarrollada por un panel nacional de expertos en nutrición y salud pública. El proyecto de ley cuenta con el respaldo de la Asociación Médica de California y el Centro de Defensa de la Salud Pública de California.

& # 8220 El objetivo de la advertencia es simplemente dar a los consumidores el derecho a saber cuáles son los impactos médicos bien establecidos por consumir estas bebidas, & # 8221 Monning, de Carmel, dijo. & # 8220 Estamos & # 8217 hablando de una epidemia de salud pública que se cobrará más vidas que la violencia armada. & # 8221

El senador dice que el consumo de gaseosas y otras bebidas azucaradas ha dado un giro poco saludable desde que era niño.

& # 8220De ser un placer cuando era niño, que tal vez en un fin de semana & # 8217 conseguiríamos una botella de 10 onzas con una hamburguesa, ahora & # 8217 botellas de un litro vendidas a un precio menos caro que el agua, yendo al refrigerador desayuno, almuerzo y cena, & # 8221 Monning dijo.

CalBev, la rama de California de la Asociación Estadounidense de Bebidas con sede en Washington, DC, señaló que la industria ya publica recuentos de calorías en el frente de muchos envases de bebidas como parte de su campaña & # 8220Clear on Calories & # 8221 que comenzó en 2010. Además, Las botellas de bebidas ya tienen listas detalladas de ingredientes e información nutricional.

& # 8220Estamos de acuerdo en que la obesidad es un problema grave y complejo & # 8221, dijo la compañía en un comunicado. & # 8220Sin embargo, es engañoso sugerir que el consumo de refrescos es el único responsable del aumento de peso. De hecho, solo el cuatro por ciento de las calorías en la dieta estadounidense promedio se derivan directamente de los refrescos. & # 8221

El grupo no pondría precio al cumplimiento de la legislación propuesta, pero dijo que la medida aumentaría el costo de hacer negocios en California.

Los grupos médicos que respaldan el proyecto de ley de Monning # 8217 respondieron con sus propios datos, diciendo que las bebidas azucaradas son la mayor fuente de calorías agregadas en la dieta estadounidense en las últimas tres décadas. They also said one soda a day boosts an adult’s chances of being overweight by 27 percent and a child’s by 55 percent, and it can increase the risk of diabetes by 26 percent.

The warning labels would mesh, he said, with health campaigns and proposed ordinances in several California cities and elsewhere to discourage sugar consumption. San Francisco, for instance, is considering asking voters to approve a tax on soda and other sweetened drinks, while former New York Mayor Michael Bloomberg unsuccessfully pushed proposals to tax soda and ban the sale of large soda containers.

Monning said warning labels can make a difference in consumers’ choices, particularly when paired with other public health campaigns warning of the dangers of obesity. It’s not the first time the senator has tried to rein in the sugary soft drinks. A Senate committee recently rejected one of his bills that proposed a one-cent-per-ounce tax on soft drinks to raise more than a $1 billion for anti-obesity efforts.

“We don’t underestimate what we’re up against,” he said. “We’re up against $100 million advertising campaigns.”

He said the labeling would be consistent with the industry’s own stated goal of providing consumers with the information to make an intelligent choice.

Monning equated the warning labels to similar efforts to control alcohol and tobacco and dismissed suggestions that the labeling would be another example of nanny government.

It all boils down to how far should the state go to protect the health of its citizens?

CBS2/KCAL9 reporter Dave Bryan spoke with Culver City residents, who seemed divided on the issue. Opponents insist when people buy soda they know what they’re getting.

“And it’s not like they’re forcing a bottle of soda down your throat. You make that choice to drink it or not. I just went into a store filled with soda, and did I buy it, no,” one woman said outside a convenience store.

“I don’t think it’s necessary, no. We have so many warnings on so many things. People should be accountable for their own decisions. Government can stay out of that,” another woman said.

A teach seemed enthusiastic about the proposed label: “I think it’s a great idea. I’m a teacher and one of my kids for breakfast is eating hot Cheetos and drinking Coca-Cola, and maybe if it’s right there on the label they’d think about it.”

David Hunter was among the store managers who think the warning labels wouldn’t have much impact, anyway: “I don’t think it will matter. I think soda will always sell. I think parents know the risks that they’re giving to their kids. We’ve all had soda our whole life. Yeah, I don’t think it will change the way people see soda.”

(TM and ©Copyright 2014 CBS Local Media, a division of CBS Radio Inc. and its relevant subsidiaries. CBS RADIO and EYE Logo TM and Copyright 2010 CBS Broadcasting Inc. Used under license. All Rights Reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed. The Associated Press contributed to this report.)


Soda Warning Labels

Over the past few years, public-health officials across the country have mounted a variety of efforts to limit the consumption of sugary soft drinks. We’ve discussed some of these efforts here at Diabetes Flashpoints, including then-New York Governor David Paterson’s bid to tax soda in 2009 and then-New York City Mayor Michael Bloomberg’s 2012 attempt to limit the size of sugary drinks sold in the city. While these proposals made headlines for their audacity, and were both ultimately unsuccessful (although Bloomberg’s rule could still be reinstated by an appeals court), smaller-scale efforts to rein in sugary beverages have often been carried out with little protest. For example, California banned the sale of sugary soft drinks and certain junk foods in public schools in 2005.

California is now poised to use a new tactic in the fight over sugary beverages. After rejecting a one-cent-per-ounce tax on sugary soft drinks last year, the state Legislature is now considering a bill that would require such beverages to carry warning labels, as noted in a recent Reuters article. These labels would describe certain health risks associated with sugar-sweetened beverages, including tooth decay, obesity, and Type 2 diabetes. The bill has already passed the state Senate in a vote of 21&ndash13. In order to become law, it must now be approved by the state Assembly and then signed by Gov. Jerry Brown. Neither of these outcomes is a sure thing, and the beverage industry has mounted a strong publicity and lobbying effort against the measure.

Opponents of taxing or otherwise discouraging the consumption of sugary beverages often point out that these beverages are just one factor, out of many, that may contribute to obesity and related diseases. Some research, however, has pointed to a unique role for sugar in the development of Type 2 diabetes. As we noted last year, a high-profile study that analyzed eating patterns and diabetes rates around the world found that only sugar consumption &mdash not meat, fiber, fruit, oil, or grain consumption &mdash corresponded to the risk of developing Type 2 diabetes. In fact, the study found that for every 150-calorie increase in average sugar consumption, a country’s diabetes rate rose by 1.1% &mdash even after controlling for factors like total calorie consumption, incidence of overweight and obesity, and age of the population.

According to at least one survey, many Californians wouldn’t mind a tax on sugary beverages. Since legislators have already rejected that idea, however, warning labels may be a more politically viable alternative. Unlike taxes, warning labels can easily be ignored by people who wish to ignore them, and can be seen as educating consumers rather than directly trying to influence their behavior. But, of course, one can easily ask why only sugary beverages should carry warning labels, out of all foods and nonalcoholic beverages. As we’ve noted here at Diabetes Flashpoints, red meat and zero-calorie sweeteners have both been associated with a higher risk of developing Type 2 diabetes, and a recent study found that eating white bread is associated with a higher obesity risk.

What’s your view on warning labels for sugary beverages &mdash are they a good way to warn consumers of potential dangers, or would they unfairly single out just one potential cause of disease? Would you be more inclined to support a tax or a warning label on sugary beverages, or other foods and beverages that might be considered unhealthy? Should all potentially unhealthy foods carry a warning, or should all foods and beverages carry a nutrition score or set of symbols? Leave a comment below!

Disclaimer of Medical Advice: You understand that the blog posts and comments to such blog posts (whether posted by us, our agents or bloggers, or by users) do not constitute medical advice or recommendation of any kind, and you should not rely on any information contained in such posts or comments to replace consultations with your qualified health care professionals to meet your individual needs. The opinions and other information contained in the blog posts and comments do not reflect the opinions or positions of the Site Proprietor.


Should there be warning labels on soda?

Last week Californian law makers proposed a bill that would require putting warning labels on sodas and other sugary beverages. The warning would state, “STATE OF CALIFORNIA SAFETY WARNING: Drinking beverages with added sugar(s) contributes to obesity, diabetes, and tooth decay,” and be placed wherever these drinks are sold. This would include not just the bottles themselves, but also vending machines, restaurant menus, and countertops where they are sold. This bill, though not quite as extreme, is reminiscent of Mayor Michael Bloomberg’s attempt to ban sugary beverages larger than 16 oz. from being sold. With these types of laws on the rise one must ask, will they make a difference?

There are several valid arguments in favor of these warning labels. For example, these sugary drinks are usually high in calories. This is an issue because people do not receive the same full feeling from eating their calories than they do when they drink them. As for diet sodas, a recent study at Johns Hopkins University suggests that those who regularly consume diet soda consume more calories throughout the day. Associate professor of health policy and management at the Johns Hopkins University Sara Bleich says, “”Diet-soda drinkers who are overweight or obese are eating more solid food during the day than overweight and obese people who drink sugary beverages.” Others have pointed out that many times consumers do not know how many calories are too much, whereas this warning will display to them a better understanding of the consequences and give people a more active role in their health choices.

On the flip side, there are also reasonable arguments against the labeling. One could argue that the majority of people are already aware of these possible effects and disregard them. In addition, several studies have indicated that labeling potentially harmful products have made no difference. In fact, a study conducted at Carnegie Melon University indicated that after McDonalds started labeling the amount of calories in each of its meals, people actually began consuming more calories than before. Furthermore, it was recently discovered than over the past decade childhood obesity has declined 43% without bills such as this one in place. Although, this finding does not indicate that the epidemic of Obesity is anywhere near over, it does hint that it is on the decline.

Personally, I think that placing these labels on sugary beverages will be a waste of time and will have no major effect on the consumption of sugary beverages. Taxes or bans on sugary drinks that exceed a certain size would most likely be effective, but unlikely to pass due to overwhelming unpopularity. Instead of using these labels that the majority of people will not even read or using more extreme routs to limit soda consumption, there should be different precautionary measures set in place. Restaurants, schools, and vending machines should be have more options available for beverages. There should also be better and more attention capturing ways of getting the health effects of soda across, such as an ad campaign. These less severe actions may not be as effective as a possible soda ban, but they are more likely to capture attention than warning labels.


Ver el vídeo: Zona Franca. Basta la propuesta del Gobierno del etiquetado en alimentos y bebidas azucaradas?