Nuevas recetas

Pastel de los Cárpatos

Pastel de los Cárpatos


Para empezar, pasamos a preparación de láminas de los Cárpatos: separe las claras de las yemas, luego bata las claras con 4 cucharadas de azúcar. Batir por separado las yemas con las 2 cucharadas restantes de azúcar y esencia de vainilla. Añadiremos las yemas batidas sobre las claras, mezclando ligeramente con una cuchara de arriba a abajo. Luego agrega la harina y mezcla hasta que la composición se vuelva homogénea. A partir de esta composición hornearemos 2 láminas en la bandeja del horno que forramos con papel de horno. Hornee las hojas durante unos 15 minutos en un horno bien calentado.

Para la crema Procede de la siguiente manera: bate bien los huevos y luego agrega el azúcar y el agua. Luego colocaremos el recipiente en un baño de vapor, revolviendo constantemente con el objetivo hasta que espese la composición. Dejar el bol a un lado y agregar el cacao y mezclar bien hasta incorporar todo y dejar enfriar. Una vez que la crema se haya enfriado, agregue margarina (que se dejó a temperatura ambiente para que se ablande bien) y esencia de ron.

Para el montaje Haremos esto: cortaremos cada hoja en tres partes iguales, después de lo cual se untan las hojas con crema de cacao (guardé un poco para poner encima en ausencia de glaseado). Una vez engrasadas todas las láminas, quedando la última sin engrasar encima, la meteremos en el frigorífico hasta que la crema se endurezca. Luego retiramos del frío y cortamos en tres cuadrados. Cada cuadrado girará por el lado donde se ven las láminas engrasadas y se cortará en diagonal luego de lo cual se unirán con nata por el lado dejado sin nata. Engrasaremos con nata los triángulos así obtenidos. Luego se volverá a guardar en la nevera, después de lo cual se dividirá en porciones y, por supuesto, se servirá.


Pastel de los Cárpatos

El pastel de los Cárpatos es un delicioso postre polaco con crema de vainilla y una tierna corteza. El bizcocho se prepara a partir de una masa similar a la de los canutillos, en el sentido de que también se cuece con harina escaldada.

El nombre del bizcocho viene dado por la corteza especial que se forma después del horneado, que tiene la apariencia de montañas arrugadas.


Enciende el horno para calentar.

Ponga todos los ingredientes en un bol en el orden que se muestra, excepto la harina que se agrega gradualmente, y amase hasta obtener una masa no pegajosa. Dividir la masa en 8. En el dorso de una sartén untada con aceite, extender una hoja con un rodillo. Coloque la bandeja en el horno hasta que la hoja esté bien dorada, luego retírela con cuidado de la bandeja y colóquela sobre un periódico. Haz lo mismo con el resto de la masa.

En una cacerola grande, caramelice el azúcar, luego agregue la mantequilla y mastique hasta que se derrita. Vierta 3/4 de la leche en la sartén y continúe cocinando, masticando de vez en cuando. El resto de la leche se mezcla con harina y esencia de ron. Cuando todo el azúcar del bol se derrita, agrega la leche con la harina y la esencia por encima y mastica continuamente hasta que espese. Al final agregue las nueces molidas.

Llena una taza con crema y mantén fría hasta el día siguiente.

Poner la nata caliente en la primera hoja, añadir la segunda hoja, y la nata y así sucesivamente, terminando con una hoja. Coloca el bizcocho en un lugar fresco, y coloca un peso encima del mismo para que queden presionadas las láminas (pongo un pelaje y unos tarros llenos, repartidos uniformemente sobre la superficie del bizcocho).

Al día siguiente, corta el bizcocho en 3 trozos. Cada parte se corta en diagonal y a lo largo, lo que da como resultado dos triángulos. Estos triángulos se pegan con la crema que se reservó el día anterior. Las tres montañas resultantes se colocan con cuidado en un plato o bandeja grande y el glaseado se prepara de la siguiente manera: se pone chocolate picado, nata montada, cacao y azúcar en un cazo al fuego hasta que se derrita todo el chocolate. Luego se deja enfriar, después de lo cual se untan las montañas con él.

En dos de las montañas puse nueces molidas y en una puse coco.


Enciende el horno para calentar.

Ponga todos los ingredientes en un bol en el orden que se muestra, excepto la harina que se agrega gradualmente, y amase hasta obtener una masa no pegajosa. Dividir la masa en 8. En el dorso de una sartén untada con aceite, extender una hoja con un rodillo. Coloque la bandeja en el horno hasta que la hoja esté bien dorada, luego retírela con cuidado de la bandeja y colóquela sobre un periódico. Haz lo mismo con el resto de la masa.

En una cacerola grande, caramelice el azúcar, luego agregue la mantequilla y mastique hasta que se derrita. Vierta 3/4 de la leche en la sartén y continúe cocinando, masticando de vez en cuando. El resto de la leche se mezcla con harina y esencia de ron. Cuando todo el azúcar del bol se derrita, agrega la leche con la harina y la esencia por encima y mastica continuamente hasta que espese. Al final agregue las nueces molidas.

Llena una taza con crema y mantén fría hasta el día siguiente.

Ponga la nata caliente en la primera hoja, agregue la segunda hoja, y la nata y así sucesivamente, terminando con una hoja. Coloca el bizcocho en un lugar fresco, y coloca un peso encima del mismo para que queden presionadas las láminas (pongo un pelaje y unos tarros llenos, repartidos uniformemente sobre la superficie del bizcocho).

Al día siguiente, corta el bizcocho en 3 trozos. Cada parte se corta en diagonal y a lo largo, lo que da como resultado dos triángulos. Estos triángulos se pegan con la crema que se reservó el día anterior. Las tres montañas resultantes se colocan con cuidado en un plato o bandeja grande y se prepara el glaseado de la siguiente manera: se pone chocolate picado, nata montada, cacao y azúcar en un cazo al fuego hasta que se derrita todo el chocolate. Luego se deja enfriar, después de lo cual se untan las montañas con él.

En dos de las montañas puse nueces molidas y en una puse coco.


Enciende el horno para calentar.

Poner todos los ingredientes en un bol en el orden que se muestra, excepto la harina que se agrega gradualmente, y amasar hasta obtener una masa no pegajosa. Dividir la masa en 8. En el dorso de una sartén untada con aceite, extender una hoja con un rodillo. Coloque la bandeja en el horno hasta que la hoja esté bien dorada, luego retírela con cuidado de la bandeja y colóquela sobre un periódico. Haz lo mismo con el resto de la masa.

En una cacerola grande, caramelice el azúcar, luego agregue la mantequilla y mastique hasta que se derrita. Vierta 3/4 de la leche en la sartén y continúe cocinando, masticando de vez en cuando. El resto de la leche se mezcla con harina y esencia de ron. Cuando se derrita todo el azúcar del bol, agrega la leche con la harina y la esencia por encima y mastica continuamente hasta que espese. Al final agregue las nueces molidas.

Llena una taza con crema y mantén fría hasta el día siguiente.

Poner la nata caliente en la primera hoja, añadir la segunda hoja, y la nata y así sucesivamente, terminando con una hoja. Coloca el bizcocho en un lugar fresco, y coloca un peso encima del mismo para que queden presionadas las láminas (pongo un pelaje y unos tarros llenos, repartidos uniformemente sobre la superficie del bizcocho).

Al día siguiente, corta el bizcocho en 3 trozos. Cada parte se corta en diagonal y a lo largo, lo que da como resultado dos triángulos. Estos triángulos se pegan con la crema que se reservó el día anterior. Las tres montañas resultantes se colocan con cuidado en un plato o bandeja grande y se prepara el glaseado de la siguiente manera: se pone chocolate picado, nata montada, cacao y azúcar en un cazo al fuego hasta que se derrita todo el chocolate. Luego se deja enfriar, después de lo cual se untan las montañas con él.

En dos de las montañas puse nueces molidas y en una puse coco.


Mezclar los ingredientes para las hojas, dividir en 12 partes iguales y hornear 12 hojas en el fondo de una bandeja.

Para la crema, queme el azúcar a la mitad, luego apáguelo con agua. Después de que se haya derretido, agregue 500 ml de leche y agregue harina en la otra mitad. Hervir todo, revolviendo constantemente. Al final agregue la margarina y las especias.

Para la crema II, poner agua, azúcar, cacao al fuego y hervir todo hasta que se derrita el azúcar, luego agregar la margarina. Cuando se haya enfriado, agrega las nueces y la esencia. Para el glaseado, hervir todos los ingredientes y llevar a ebullición. Luego comienza a armar el pastel. Ponga una hoja untada con azúcar quemada, luego coloque una hoja untada con crema de cacao fría y así sucesivamente. Déjalo en frío hasta el día siguiente. Corta el bizcocho en cuadrados, luego en triángulos y colócalo en forma de pirámide, pegando dos triángulos junto con la crema.

Vierta el glaseado caliente por los lados y decore con nueces molidas o azúcar quemada.

El pastel de los Cárpatos se deja ablandar las láminas durante unas horas, después de lo cual se puede servir.


Mezclar los ingredientes para las hojas, dividir en 12 partes iguales y hornear 12 hojas en el fondo de una bandeja.

Para la crema, queme el azúcar a la mitad, luego apáguelo con agua. Después de que se haya derretido, agregue 500 ml de leche y agregue harina en la otra mitad. Hervir todo, revolviendo constantemente. Al final agregue la margarina y las especias.

Para la crema II, poner agua, azúcar, cacao al fuego y hervir todo hasta que se derrita el azúcar, luego agregar la margarina. Cuando se haya enfriado, agrega las nueces y la esencia. Para el glaseado, hervir todos los ingredientes y llevar a ebullición. Luego comienza a armar el pastel. Ponga una hoja untada con azúcar quemada, luego coloque una hoja untada con crema de cacao fría y así sucesivamente. Déjalo en frío hasta el día siguiente. Corta el bizcocho en cuadrados, luego en triángulos y colócalo en forma de pirámide, pegando dos triángulos junto con la crema.

Vierta el glaseado caliente por los lados y decore con nueces molidas o azúcar quemada.

El pastel de los Cárpatos se deja ablandar las láminas durante unas horas, después de lo cual se puede servir.


Mezclar los ingredientes para las hojas, dividir en 12 partes iguales y hornear 12 hojas en el fondo de una bandeja.

Para la crema, queme el azúcar a la mitad, luego apáguelo con agua. Después de que se haya derretido, agregue 500 ml de leche y agregue harina en la otra mitad. Hervir todo, revolviendo constantemente. Al final agregue la margarina y las especias.

Para la crema II, poner agua, azúcar, cacao al fuego y hervir todo hasta que se derrita el azúcar, luego agregar la margarina. Cuando se haya enfriado, agrega las nueces y la esencia. Para el glaseado, hervir todos los ingredientes y llevar a ebullición. Luego comienza a armar el pastel. Ponga una hoja untada con azúcar quemada, luego coloque una hoja untada con crema de cacao fría y así sucesivamente. Déjalo en frío hasta el día siguiente. Corta el bizcocho en cuadrados, luego en triángulos y colócalo en forma de pirámide, pegando dos triángulos junto con la crema.

Vierta el glaseado caliente por los lados y decore con nueces molidas o azúcar quemada.

El pastel de los Cárpatos se deja ablandar las láminas durante unas horas, después de lo cual se puede servir.


Mezclar los ingredientes para las hojas, dividir en 12 partes iguales y hornear 12 hojas en el fondo de una bandeja.

Para la crema, queme el azúcar a la mitad, luego apáguelo con agua. Después de que se haya derretido, agregue 500 ml de leche y agregue harina en la otra mitad. Hervir todo, revolviendo constantemente. Al final agregue la margarina y las especias.

Para la crema II, poner agua, azúcar, cacao al fuego y hervir todo hasta que se derrita el azúcar, luego agregar la margarina. Cuando se haya enfriado, agrega las nueces y la esencia. Para el glaseado, hervir todos los ingredientes y llevar a ebullición. Luego comienza a armar el pastel. Ponga una hoja untada con azúcar quemada, luego coloque una hoja untada con crema de cacao fría y así sucesivamente. Déjalo en frío hasta el día siguiente. Corta el bizcocho en cuadrados, luego en triángulos y colócalo en forma de pirámide, pegando dos triángulos junto con la crema.

Vierta el glaseado caliente por los lados y decore con nueces molidas o azúcar quemada.

El pastel de los Cárpatos se deja ablandar las láminas durante unas horas, después de lo cual se puede servir.


Recetas de confitería auténticas e ingredientes n. ° 8211

Para mi gran sorpresa, encontré que absolutamente todo las recetas originales contienen ingredientes naturales de calidad & # 8211 mantequilla (no margarina), crema batida natural (no había basura de vegetales Hulala en ese momento), cacao en polvo, nueces, avellanas, fruta fresca, ralladura de limón o naranja, cáscaras de naranja confitadas (receta aquí), almendras asadas, etc.

¡Incluso los sabores son naturales! Donde dice ron, se especifica que es ron real. También lo son los aromas del café (se hace un & # 8222schwarz & # 8221 & # 8211, es decir, un espresso) o los licores de frutas (¡no las esencias!). La excepción es la vainilla, que se sustituye con & # 8222vanilin & # 8221 en algunas recetas & # 8211. Usaré vainas de vainilla o azúcar de vainilla (que también se basa en vainillina).

Es obvio que en el & # 821780, en medio de la crisis comunista, las confiterías tuvieron que lidiar con las materias primas que estaban en el mercado y reemplazaron la mantequilla por margarina, el cacao con jarabe de azúcar quemado y los aromas naturales con esencias. La crema batida natural se multiplicó con espuma de clara de huevo y la nuez picada para el barot fue reemplazada por galletas picadas (vergonzoso & # 8230 pero esa era la situación).

Otro aspecto que vale la pena mencionar es falta total de polvo de hornear de estas recetas! Se menciona solo una vez (en un total de 200 páginas) como un agente de aflojamiento químico que rara vez se usa en ciertas galletas bajas en grasa. ¡El polvo de hornear ni siquiera aparece en las recetas de pasteles!

Me alegro de que se hayan confirmado mis propias teorías que dicen que el polvo de hornear NO tiene algo que buscar en tartas o tapas de tartas. El aire incorporado al batir es el mejor agente de desprendimiento natural, es el que da la textura & # 8222 esponjosa & # 8221, aireada (sic) de los hornos. En el caso de las galletas, es la grasa (mantequilla o manteca de cerdo) lo que las hace tiernas, no el polvo de hornear.

Aquí está el clásico cataif con crema batida y fideos & # 8211 como solía ser en La Scala & # 8211 receta aquí.


¿Cómo hacemos la mejor crema para este delicioso pastel?

La crema para el pastel de los Cárpatos es sencilla de hacer y es tan sabrosa que la prepararás para otros postres. Es una crema de caramelo de chocolate, una gran combinación si me preguntas. Amo el caramelo y el chocolate es una de mis pasiones. Hablando de chocolate, en esta crema usé chocolate para pasteles de Kandia con 50% de cacao. La masa de cacao utilizada para este chocolate, y de hecho para todos los productos Kandia, es de una calidad superior. El aroma es claro, limpio, de chocolate, seguido de notas de café y nueces, que equilibran las notas ligeras de la madera y las notas delicadas de la fruta. Todas estas características perfilan un perfil gustativo equilibrado y redondo con un sabor a chocolate específico.

Para endurecer en la nevera, agregué crema de los Cárpatos y mantequilla al pastel. Ayuda a la textura de la crema, la hace brillante, fina y muy sabrosa. El chocolate se derrite directamente en la crema, al igual que la mantequilla, por lo que la crema es muy fácil de hacer. Una vez hecha la nata, lo único que tenemos que hacer es rellenar las láminas y dejar el bizcocho en el frigorífico. Para ver cómo se puede cortar para darle forma de montaña, hay que mirar con atención receta de video. No tengas miedo, no es nada complicado. Solo tienes que cortar el bizcocho en diagonal y pegar las mitades para que parezca una montaña. Si echas de menos los pasteles de tu infancia, prueba mi receta para rollo de galleta con chispas de chocolate, además es sabroso y fácil de preparar.